Finalizamos las Fiestas de Navidad con los bodegones de Clara Peeters.

Llegando a su término la navidad, todavía con el recuerdo de las cenas decoradas con las mejores viandas, hablemos de los bodegones de mesa de Clara Peeters.

Agrupamos bajo el término Bodegón una serie de cuadros que en el siglo XVII se describían como cuadros de flores, de frutas, de animales, escenas de cocina, vanitas, banquetes o desayunos. Estos dos últimos términos se referían a cuadros de alimentos dispuestos sobre una mesa.  En estas pinturas se nos nuestra sobre un tablero de madera, a la vista o cubierto con mantel, una serie de exquisitos objetos de ajuar acompañados de ricos manjares.

Cuatro siglos después estas obras nos muestran el refinamiento y la elegancia con la que la burguesía barroca flamenca y holandesa adornaba sus banquetes. No se nos escapa la carga simbólica que conllevan estas piezas suntuosas, que deberían reflejar el estatus social de su propietario.

Del análisis de las pinturas de Clara Peeters podemos hacer un repaso de las artes decorativas de la época. Las 39 obras firmadas reúnen cerámicas, porcelanas, cristal, plata, copas de metal  y conchas exóticas. Catalogamos objetos que aparecen en varios de sus cuadros, combinados adecuadamente para no repetirse, algo en lo que la artista ponía especial atención, según vemos en documentos de la época. Cabe la posibilidad de que fueran de su propiedad o bien que utilizaba bocetos o grabados.

Os menciono solo una pequeña selección de la abundante variedad de objetos presentes en la pintura de bodegones de mesa de Clara Peeters:

Cerámica.- Jarra de cerámica vidriada de color pardo. De cuerpo en globo surcado de líneas incisas. La forma y color sugieren que procede de Raeren (actual Bélgica). Este color pardo rojizo se obtenía aplicando un vidriado a la sal. Con la boca rematada bajo tapa de peltre, posiblemente eran utilizadas como jarras de vino o cerveza.

jarra-raeren-www-asesoradearte-es

Porcelana.- Los platos azules y blancos aparecen frecuentemente en sus cuadros. Este tipo de porcelana se la conoce como Kraak o Wanli. Es una porcelana china de exportación, siendo una de las primeras piezas chinas en llegar a Europa en grandes cantidades. Hablamos de cuencos, platos y fuentes de finísimo grosor, cuya decoración se encuentra dividida en estrechas y anchas franjas decoradas con elementos florales, insectos o símbolos chinos.

Cristal.- La copa de vidrio con tapa dorada se denomina façon de Venise “a la manera de veneciana” y se soplaba a partir de vidrio traslúcido. En Amberes se fabrica ya a principios del siglo XVII siguiendo modelos italianos. Clara Peeters no solo representó este modelo, también otras tipologías diferentes, copas con alas, aflautada con elementos dorados. Fue una de las primeras artistas en representar este tipo de piezas.copa-roemer-www-asesoradearte-es

La copa de vidrio por excelencia es la copa roemer  se realizan con vidrio coloreado de color verdoso, llamado “vidrio del bosque”, y se importaba de Alemania, aunque también se producía en los Países Bajos. Se caracteriza por el depósito esférico y el pie ancho y hueco decorado con medias esferas. En esta época fueron muy populares, de ahí la frecuencia con la que aparecen en la pintura, no solo de Clara Peeters,  también en las obras de Claesz, Heda, Brueghel el viejo.

Os dejo el enlace al museo del Prado, que os permite observar estos objetos en los cuadros de estos artistas.

https://www.museodelprado.es/coleccion/obras-de-arte?search=copa%20r%C3%B6mer&ordenarPor=pm:relevance

Queda abordar el estudio de las asociaciones que evocan estos distintos objetos en la pintura. No es nada fácil llegar a interpretaciones inequívocas. Pero podemos aventurar que, ya que estos objetos estaban disponibles en Amberes, la relación directa con el comercio internacional es evidente. Lo mismo podemos decir de su relación con la idea de lujo y riqueza antes mencionada. Añadiendo un matiz de carácter moral referido al perjuicio que produce el exceso, aunque esta simbología resulta más evidente a través de los distintos alimentos, no puedo dejar de señalarla, precisamente en las fechas en las que nos encontramos.

Incautados 72 colmillos de elefante africano en Colmenar de Oreja.

Estos colmillos fueron incautados por la Guardia Civil en colaboración con el Cites la semana pasada. ¿Qué relación tiene esta noticia con el arte y las antigüedades?

El marfil es un material muy apreciado en las artes decorativas, y a la vez sensible, ya que estos animales se encuentran en peligro de extinción, razón por la cual entran incluidos en el Convenio Cites. Extraído no solo de los elefantes, también del mamut, jabalí, rinoceronte, ha sido uno de los materiales nobles más utilizados en la ornamentación de las mejores piezas de las Artes Decorativas de todos los tiempos y corrientes artísticas. Pensemos en aplicaciones incrustadas en arquetas, elementos torneados del mobiliario antiguo, figuras crisoelefantinas, miniaturas,  abanicos, joyería.

Portapinceles marfil s. XVIII www.asesoradearte.es

También se ha utilizado el marfil como materia base de la escultura antigua de pequeñas dimensiones. En el arte occidental es frecuente encontrarse con placas en relieve, crucifijos de marfil o figuras de la Virgen. En oriente estas piezas representan animales, plantas, personajes de la mitología y de las creencias populares. Por consiguiente hablamos de un marfil manufacturado, trabajado por artesanos, maestros talladores expertos desde el siglo XII al XIX. Los colmillos enteros pulidos sobre base de presentación, deben asociarse con trofeos de caza, más que con antigüedades.

¿Qué es el Convenio Cites, al que hace referencia la prensa cuando mencionan esta incautación en Colmenar de Oreja?

En 1975 entra en vigor el Convenio de Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestre, más conocido como Convenio CITES. La adhesión de España se formalizó en 1986. Este convenio establece una red mundial de controles del comercio internacional y exige unos permisos, que cada pieza con este material debe portar. En la práctica supone prohibir el comercio de las especies en peligro de extinción.

Según el propietario de los colmillos, los había recibido de una herencia, pretexto tan socorrido como poco fiable. Tenía un permiso de caza de la República de  Mozambique de 1970 falsificado, con el cual pretendía regularizar la operación. Ha sido acusado de los delitos de contrabando, falsificación de documento y relativo a la protección de la flora y la fauna. Para más información  http://www.guardiacivil.es/es/prensa/noticias/5772.html

¿Cuál sería el uso que tendrían estos 72 colmillos incautados? Con toda probabilidad hubieran terminado en China. Es necesario manipularlos primero, prepararlos para que presenten la apariencia y el aspecto adecuados. Su destino final posiblemente hubiera sido Rusia, Japón, Países Árabes con una fuerte demanda de este tipo de piezas.

El objetivo es hacerlos pasar por piezas antiguas. Se trataría de tallar y envejecer los colmillos, lo que no siempre se consigue, ya que las piezas de marfil antiguas presentan huellas del uso y del tiempo imposibles de imitar, como patinas, grietas y desgastes que los peritos tasadores de obras de arte debemos identificar.

Desde mi experiencia como tasadora he tenido ocasión de peritar piezas falsas. Entendemos por falsificación el intento de engañar y manipular las piezas con vistas a obtener un beneficio económico, presentando un objeto artístico como algo distinto de lo que es. Son piezas de resina o marfilina, de color blanco brillante, con tallas bastante aceptables pero imposible de hacer pasar por antigua, para los ojos de un experto.

Telemadrid contactó conmigo para saber mi opinión sobre esta noticia. Estaban sorprendidos por la gran cantidad de piezas de marfil que se vendían por Internet. Sin embargo la mayoría de ellas, ni son antiguas ni son de marfil. No es recomendable en general la adquisición de antigüedades a través de Internet, y menos todavía piezas de marfil. Es necesario asesorarse primero, acudir a cualquiera de los agentes del mercado del arte; tasadores, anticuarios especializados, salas de subastas, que le ofrecerán toda la información sobre la pieza y las garantías suficientes en la operación.

Por eso digo siempre, un buen asesor es parte del éxito.

 

 

Banksy y los refugiados.

Este artista, que ha saltado a la fama más por sus grafitis ¿arte callejero? que por su obra pictórica, entra en escena en esta ocasión abanderando la denuncia por la utilización de gases contra los migrantes en el campo de refugiados de Caláis.

Partiendo de la propaganda de este tipo de acciones, que busca situar al personaje en primera línea en los medios de comunicación, me interesa analizar a Banksy como ejemplo de la actual industria del arte, que obedece a la lógica de la celebridad, más que a su valor estético-simbólico.

El mundo del arte ha sido una sociedad de conocimiento, un universo social que estaba interesado en la producción simbólica de signos pictóricos y lingüísticos, que iban más allá de su mero valor comercial. Sin embargo algo ha cambiando.

Si hasta entrados los noventa el éxito comercial tenía mala fama, es decir que el artista podía triunfar en el terreno simbólico solo si perdía en el económico, en la actualidad este patrón se ha invertido. El éxito en el mercado y los medios es capaz de generar, por sí solo, esa clase de prestigio que llamamos valor simbólico.

Banksy (Bristol 1974?) trabaja minuciosamente su imagen pública, ya que poco sabemos de él, ni siquiera su nombre. Sin embargo podemos seguir el rastro de su obra pictórica en las salas de subastas, que es lo que los peritos tasadores rastreamos como verdaderos perros sabuesos.

Parece ser que fue grafitero antes que artista de estudio. Trabaja la pintura, la escultura y el grabado, así como el grafiti. Las grandes bases de datos de cotización de artistas recogen los primeros registros de ventas de obra de Banksy en el año 2003. Si bien sus inicios presentan remates discretos, en tres años se produce un espectacular despegue.

El punto de inflexión se produce con la obra “Kate Mose” subastada en Sotheby’s en 2006, ya que con solo una estimación de salida de 14.000 euros alcanza 75.000 euros de remate. La cotización más alta en pintura se alcanzó en febrero de 2008 con la obra “Keep it spotless” de 214 x 305cm, rematada en 1.166.500 euros.

Sus esculturas también ostentan altas cotizaciones. En octubre de 2014 se subastó “Submerged Phone Boot” en el Reino Unido con un remate de 756.400 euros, siendo este el precio más alto alcanzado por una escultura del artista.

Si nos acercamos a analizar el valor simbólico de sus obras, poco de contenido aportan, más allá de la frívola denuncia del último grafiti por el cual Banksy ha saltado a los medios estos días. Esta Kate Mose nos recuerda demasiado a Andy Warhol (Pittsburgh 1928), como para poder atribuirle originalidad. Lo mismo nos ocurre con “Keep it spotless”, con ese fondo de puntos de colores tan característico de Damien Hirst (Bristol 1965). Me pregunto cuál es en el fondo la aportación de este artista, que sin embargo tiene una innegable y arrolladora capacidad plástica.

Los artistas no quieren esperar a recorrer el camino evolutivo de sus mayores. El éxito comercial se sitúa por encima del reconocimiento simbólico en su escala de valores. Por eso es necesario esperar a ver si resiste el paso del tiempo y sus cotizaciones se mantienen. Es una apuesta arriesgada, que podría no ser todo lo rentable.

Estos parámetros de referencia mencionados en las subastas, así como el análisis a futuro expuesto es lo que los peritos tasadores analizamos y sopesamos a la hora de asesorar a los que quieren invertir en arte.

El mercado del arte supera la recesión. ¿Y en España también?

El mercado español del Arte se encuentra muy lejos de las cifras y dinámicas del mercado internacional. El análisis del año 2014, que Claire McAndrew realiza para TEFAF, la Feria Internacional de Arte y Antigüedades de Maastricht, muestra por equiparación la cruda realidad.

Son escasos los estudios que analizan el mercado del Arte, tan especial y caprichoso, siempre sujeto al vaivén de la economía y el ánimo del coleccionista. Por eso suscitan especial interés para los tasadores y asesores de Arte.

Claire McAndrew, especialista en economía cultura, ha analizado el comportamiento del mercado del Arte a lo largo del 2014. Sus cifras con contundentes, no solo ha superado la recesión arrastrada desde 2007, sino que incluso ha batido récord con un crecimiento del 7%. Pero la cuestión es en qué ámbito se produce dicha evolución tan positiva. Desgraciadamente no en España.

Veamos en primer lugar a qué se está refiriendo la especialista cuando afirman tan rotundamente que El mercado del Arte supera la recesión. Por una parte focaliza la recuperación global del sector en el arte de postguerra y contemporáneo, dejando fuera el arte de periodos precedentes. Y lo mismo ocurre con las distintas disciplinas artísticas que cultiva el sector, artes decorativas como muebles, escultura, cerámica, plata, tapices quedan fuera de la recuperación, solo la pintura logra resistir la crisis.

Me resulta destacables el cambio del gusto de los coleccionistas en las últimas décadas, ya que el 48% de las ventas en subastas del año pasado responden a piezas de arte de postguerra y arte contemporáneo. Es una tónica global, también los tasadores y asesores de arte en España percibimos diariamente como disminuye el interés del público por el arte antiguo. El Arte antiguo y las antigüedades se encuentran en horas bajas, que se lo pregunten a los anticuarios.

FERIARTE, la feria española de antigüedades más importante, dedica cada año un mayor espacio al arte contemporáneo, en un esfuerzo por atraer a más público. Decisión algo contradictoria con la esencia de dicha feria, en donde las piezas expuestas deben tener más de cien años. El verdadero problema desde mi punto de vista radica en la falta de relevo generacional, ya que a los profesionales jóvenes con poder adquisitivo el mundo de las antigüedades es resulta poco atractivo. Si se acercan al coleccionismo lo hacen a través de las bellas artes; pintura y escultura contemporánea y artes visuales.
Francken II. Cristina Inglada. Tu asesora de Arte.
Este análisis deja al descubierto las carencias de nuestro mercado nacional, en donde las cifras son más discretas. En los medios y especialmente en fechas cercanas a ARCO, la principal feria de arte contemporáneo, salen a la palestra artículos que ensalzan la buena salud del mercado español, pero como asesora que trabaja desde hace más de veinte años dentro del sector del arte, no puedo compartir esta alegría.

Dejaremos para otro post las cifras del mercado español en el año 2013 analizadas por esta especialista en economía cultural.

Aplicación de móvil para tasar obras de Arte?

Ha salido una aplicación móvil para TASAR OBRAS DE ARTE de forma rápida.

Sorprendente noticia que, aunque algo antigua ya, no nos puede dejar indiferentes a los expertos en valoración y tasación de obras de Arte.

Si, sí, ya sé que las nuevas tecnologías también están presentes en nuestro sector. Es una buena noticia que la Real Academia de BBAA de S. Fernando haya presentado un proyecto pionero que permitirá a los visitantes acceder a contenidos desde su móvil.

Bien es verdad que todos los peritos hacemos tasaciones on-line de obras de Arte, pero también es lógico entender que la calidad del informe emitido no es la misma en todos los casos.

Me resulta curioso que los clientes me pregunten solo por el coste de la tasación y sin embargo no se interesen sobre qué tipo de informe van a recibir. El coste debe estar ajustado al trabajo realizado y más en los tiempos que corren, pero no debe perderse por ello una buena presentación, una solida exposición de los argumentos por los cuales adjudicamos una estimación mínima y máxima a una obra de Arte.